CRIPDES, como institución que trabaja por el respeto a los Derechos Humanos y la justicia social quiere manifestar su preocupación por la situación que se vive a raíz de la pandemia del COVID19.

COMUNICADO

ASOCIACIÓN PARA EL DESARROLLO DE EL SALVADOR

 (CRIPDES)

IMG 20200417 WA0099

Esta pandemia ha agudizado múltiples problemas sociales que ya sufre nuestro país: falta de alimentos en los hogares más empobrecidos, violencia hacia las mujeres que conviven con sus agresores, imposibilidad de personas agricultoras para trabajar la tierra, desabastecimiento de agua en comunidades rurales, abusos de poder, endeudamiento fiscal, militarización como arma de represión del gobierno de Nayib Bukele y violaciones a los derechos del personal de salud.

CRIPDES se preocupa enormemente por la acción que el presidente Bukele tomó el pasado jueves al boicotear la sesión plenaria de la Asamblea Legislativa después de que se superara el veto presidencial al decreto N°620 que contiene beneficios para el personal de salud que se encuentra combatiendo el COVID-19 en primera fila. Estas personas tendrían que ser prioridad y se les debería garantizar todas las herramientas necesarias para su estabilidad física y mental. Exhortamos al Órgano Ejecutivo a que aclare por qué vetó un decreto que busca garantizar a todos los profesionales de salud tengan un seguro de vida que proteja a sus familias, así como un equipo de protección que cumpla con los estándares recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Todas las personas que integramos CRIPDES nos solidarizamos también con nuestros compatriotas que aún no han podido regresar a El Salvador. No estamos de acuerdo con la pérdida de derechos protegidos en la Constitución. Nos preocupa que hoy se olvide la larga lucha por una democracia incluyente y participativa y que varios sectores de la población aplaudan leyes y actitudes represivas.

Por todo lo anterior, las regiones que conformamos CRIPDES El Salvador demandamos lo siguiente:

  1. Garantizar al personal médico todas las condiciones adecuadas y recomendadas por la OMS, así como lo establecido en el decreto N°620. Exigimos más respeto a su trabajo y solidaridad con sus familias.
  1. Respetar la dignidad de las personas que se encuentran en los centros de contención, dándoles un trato justo e informándoles clara y prontamente de su estado de salud. Pedimos que se les hagan las pruebas necesarias del COVID-19 y, de resultar negativas, otorgarles la cuarentena domiciliar para evitar más contagios y puntos de infección.
  1. Elaborar un plan para garantizar el retorno de nuestros hermanos y hermanas salvadoreñas de forma responsable, siguiendo un protocolo claro de salud que evite posibles contagios, como lo ordenó la Sala de lo Constitucional.
  1. Que el ejecutivo deje de promover el abuso de poder y la intimidación por parte de fuerzas militares en los territorios y, más aún, en las comunidades más empobrecidas que necesitan trabajar la tierra para subsistir.

Finalmente, hacemos un llamado a la población en general para que acate todas las medidas de bioseguridad para que podamos salir de esta crisis pronto y les recomendamos también que, ante cualquier abuso de poder acudan a organismos como la Procuraduría para la Defensa de los Derechos Humanos de El Salvador al número 2520-4331 o a la Fiscalía General de la República al número 2593-7000.

No debemos dejar que el miedo nos haga renunciar a la justicia y la paz social. Las organizaciones de la sociedad civil seguiremos vigilando para que, aún durante la pandemia, se respeten los derechos fundamentales de cada una de las personas salvadoreñas sin distinción alguna y estamos en toda la disposición de apoyar todas las acciones que contribuyan al bienestar de la población salvadoreña respetando sus derechos.

Design: Estudio Gráfico SV | Website by Heavy Web Design