Las comunidades del Bajo Lempa han condenado por años el poco interés de las autoridades gubernamentales ante la destrucción masiva que los ingenios azucareros a través de sus productores han generado en las zonas boscosas.

afectacion

Incluyendo areas protegidas como los manglares, han destruido bosques, producen contaminación de aguas superficiales como subterráneas por el abuso del uso de los agroquímicos de viñeta naranja que son utilizados para el cultivo de la caña de azúcar. Dicha situación ha sido una lucha y demanda expuesta públicamente junto con la Asociación para el Desarrollo de El Salvador -CRIPDES- y el Movimiento de Productores y Productoras de Agricultura Organizada -MOPAO-.

Este panorama ha causado problemas de salud en la población, particularmente aquellas poblaciones que viven aledañas de las zonas cañeras, agudizada con la emergencia generada por la pandemia COVID-19. Actualmente en la zona existen muchos casos de personas con enfermedad de insuficiencia renal atribuida al consumo de agua contaminada por agroquímicos.

Las condiciones de salud de estas personas no son las más adecuadas y ha sido agravada con la aplicación de los decretos de excepción para declarar al país en un estado de cuarentena obligatoria, existen familias enteras que padecen de enfermedades terminales como la insuficiencia renal que se han visto en una situación precaria no solo en el tema de alimentación y económico sino también el poco acceso a la atención en los centros hospitalarios del país, en donde han solicitado diálisis pero han sido rechazados y aún más grave, se les atiende bajo el protocolo del Covid-19. Es decir, si la persona fallece en la diálisis realizada este caso es reportado como Covid-19.   

Hasta la fecha no hay una empresa que se haga responsable de la situación de contaminación y destrucción de los bosques de agua dulce y salada, y las autoridades de este gobierno no han profundizado en las investigaciones en los casos de denuncias interpuestas por las comunidades afectadas en las diferentes instancias gubernamentales como el Ministerios del Medio Ambiente y Recursos Naturales (MARN) y el Ministerio de Agricultura y Ganadería (MAG).

Por lo tanto, demandamos:

  • Al Ministerio de Salud:
  • Se desarrolle un estudio sobre el origen del crecimiento de población con problemas de insuficiencia renal, recopilando las denuncias plantadas por las autoridades comunitarias y que se haga público a la brevedad posible.
  • Desarrollar un centro de atencion especializada a personas que padezcan de enfermedades terminales particularmente a los pacientes con insuficiencia renal.
  • Al MARN:
  • Dejar de otorgar permisos a los ingenios azucareros para ampliar el parque del monocultivo de la caña de azúcar.
  • Al Gobierno Central:
  • Dotar de equipamiento y tecnología a las unidades ambientales para que estas actúen bajo la ley ambiental y sea aplicables las sanciones no solo para los pobres si no también para las grandes empresas.

 

 

San Salvador, 14 de agosto de 2020

Design: Estudio Gráfico SV | Website by Heavy Web Design